HOMENAJE HOMENAJE A LA GENTE
C/General Mitre, 15, ent 2,3 08017 Barcelona
Tel: +34 931 170 660        +34 639 31 42 21        +34 606 36 52 00        +34 606196 37 57      
CONCLUSIONES CONGRESO ICOUL 2017»  BARCELONA JUNIO DE 2017
Después de escuchar a todos ustedes es un placer poder presentarles las conclusiones que redactamos de estos 3 días de Congreso, 3 días de intercambio de ideas, visiones y experiencias que amplían la consciencia de nuestra responsabilidad como profesionales en el ámbito de la planificación urbana, y sobretodo que amplían la conciencia de nuestra responsabilidad como ciudadanos. Como en muchas otras políticas, en materia de paisaje también hay que pensar global y actuar local. Para ello ofrecemos a todos aquellos a los que pueda interesar el siguiente Decálogo de conclusiones del 2º Congreso Internacional de Paisaje Urbano, ICOUL 2017: 1. La Nueva Agenda Urbana, al reconocer el paisaje como un elemento facilitador de la calidad de vida urbana, lo incorpora de pleno a la guía para el desarrollo de políticas de desarrollo humano sostenible. Y el papel de los gobiernos locales es esencial en la consecución de ese objetivo. Pero sin proyecto, no hay progreso. Y ello aplica también a la gestión del paisaje urbano. 2. El paisaje urbano se basa en la percepción multisensorial, y representa una buena base para la construcción de otras políticas, como las de ordenación del territorio, accesibilidad y sostenibilidad. Hoy ya es una evidencia que las experiencias de gestión del paisaje urbano mejoran las condiciones de vida de las ciudades. Por ello hay que ser perseverantes en su incorporación en la agenda urbana local. 3. Las políticas de gestión urbana sostenible deben poner el énfasis en la necesidad de rehabilitar, reciclar, reutilizar las ciudades, antes de crear más ciudad. Todas las ciudades tienen un paisaje urbano que merece ser, recuperado primero y preservado después. 4. La más que necesaria reinvención del diseño urbano pasa por recuperar la planificación, en demasiadas ocasiones desaparecida. Un objetivo para el que pueden ser de utilidad los Planes Directores de Paisaje Urbano. Y hay que hacerlo a largo plazo, huyendo de los ciclos electorales. 5. Los fenómenos de resistencia urbana son síntoma de la existencia de una ciudadanía que exige ser escuchada. Pero sin una verdadera coproducción del paisaje urbano el ciudadano renuncia a la esencia de su condición. La base de la democracia participativa se encuentra en el intercambio entre ciudadanos y ciudad. El empoderamiento de la ciudadanía por vías democráticas, de abajo a arriba, garantiza su compromiso en el mantenimiento de los valores de uso del espacio público esenciales de la convivencia en el ámbito urbano. Y para conseguir su participación lo necesario es más participación, perfeccionando en la medida de lo posible las formas en las que la misma se articula para que la forma no condicione el fondo. 6. Las áreas urbanas, todas, sea cual sea su tamaño se acaban en algún momento. Hay que trabajar en la reconexión con su entorno, dotándolas además de los instrumentos de gestión adecuados para hacerlo. 7. La gestión del paisaje urbano es transversal e implica urbanismo, medio ambiente, territorio, marketing y comunicación. Sin un decidido y fuerte liderazgo público afrontar este reto resulta imposible. 8. La incorporación de técnicas de marketing de ciudad como estrategia política de gestión, refuerza el sentimiento de pertenencia y orgullo ciudadanos, y el compromiso en el mantenimiento de los elementos que conforman la estructura aparente de la ciudad, eso que hemos venido en llamar paisaje urbano. 9. La publicidad exterior no es enemiga de la ciudad. El peligro está en la falta de control y en la renuncia a formas inteligentes de expresión publicitaria que añadan valor. La asociación entre ciudad y el sector de la publicidad exterior resulta estratégica para la mejora de la calidad del paisaje urbano y por extensión de la calidad de vida urbana. 10. El paisaje urbano es, en fin, el producto destilado de la concertación entre lo público y lo privado potenciada por una marca de ciudad que haga posible el patrocinio patrimonial solidario y transparente. Barcelona, 14 de junio del 2017